Nuestra Palabra: El encantador terminó encantado 

A muchos incautos los encandiló con la célebre frase “voy a hacer lo que tenga que hacer para llevar la paz y la tranquilidad a mi pueblo” y mientras la masa entusiasta le vitoreaba él autorizaba la entrega de bonos, bolsas solidarias y mucho pan con mostaza.

Otros ingenuos creyeron en el “caiga quien caiga” o en la máxima cotidiana “nadie está por encima de la ley”, mientras él se sentía la ley. Con el Consejo nacional de defensa y seguridad se situaba por encima del bien y del mal, él decidía qué investigaba o no el Ministerio Público, a quién culpaba o liberaba la Corte Suprema de Justicia y decidía qué pasaba o engavetaba el Congreso Nacional de Honduras.

Lea más en Radio Progreso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s